Dia-Mundial-de-la-Diabetes

“Nuestro cuerpo está compuesto por millones de cosas pequeñas

que se llaman células, son los ladrillos de los que estamos hechos.

Unas células se encargan de ser los huesos y otras por ejemplo los ojos.

Para que funcionen necesitan la energía que nos da la comida.

Cuándo comemos los alimentos se convierten en algo que llamamos glucosa.

Sin glucosa nuestro cuerpo no funcionaría, como un coche sin gasolina.

La sangre se encarga de llevar la glucosa hasta las células pero cada célula

tiene su puerta y cada puerta su llave. Esa llave se llama insulina.

Sin la insulina la glucosa no puede entrar en las células.

La insulina se fabrica en un lugar del cuerpo que se llama páncreas.

En la diabetes el páncreas se estropea y nadie lo puede arreglar,

por ello tienes que inyectarte la insulina.

Aunque sea un rollo pincharse todos los días muchas veces,

esto te permite tener la insulina suficiente para que la glucosa,

que sube o baja dependiendo del ejercicio que hagas o lo que comas sea la correcta”.